Noticias

AIDS 2022: La crisis del visado para llegar a Canadá

La Plataforma VIH 2025 emitió esta semana un breve informe a partir de un centenar de encuestas recogidas a través de un formulario de Google sobre el periplo que debieron pasar las personas del sur global que deseaban un visado del gobierno de Canadá para llegar a la Conferencia Internacional de Sida AIDS2022.

Según el informe, “Varios meses antes del inicio de AIDS2022, las organizaciones comenzaron a recibir información sobre las dificultades para solicitar las becas, los rechazos y las exigencias de exámenes médicos”.

A partir de dichas comunicaciones informales que se repetían en las listas de discusión por e-mails, el equipo de la Plataforma VIH2025, con otras organizaciones internacionales, animó la sistematización de la información de manera que se pueda incidir en los niveles de gobierno de Canadá.

El Palais des Congrès recibirá mucho menos delegados de lo que se había planificado debido al engorroso trámite de visado.

Los retos identificados se relacionaban con el inicio del procedimiento en línea, ya que la página web presentaba serios errores, sea por el IP o el navegador que se usara, muchas personas quedaron atrapadas en una suerte de círculo (loop) que no les permitía acceder a los formularios. Para quienes lograron acceder a los formularios de aplicación, se les presentó la siguiente barrera, solo estaban en inglés y francés; algunas personas se quejaron que las preguntas eran complicadas y hasta engañosas.

Atravesadas las dos primeras barreras, se daba inicio a una tercera, el coste del proceso. La visa a Canadá cuesta 100 dólares canadienses y debe abonarse 80 dólares más por el proceso de toma de huellas y fotos. El pago debía hacerse con una tarjeta de crédito, un requisito que muchas personas de las comunidades, de organizaciones de base, muchas veces en situación de marginalidad y vulnerabilidad, no tienen; además del monto en sí mismo que puede significar el alimento de varias semanas en un países de América Latina, África o Asia.

En algunos países, una vez enviados los documentos, las personas debieron acercarse a una entrevista consular. El rechazo fue significativo, dos de cada cinco personas en situación de pobreza que habían sido becados por la Conferencia fueron rechazadas.

“No estoy convencido de que vaya a abandonar Canadá al final de su estancia, tal y como exige el apartado 179(b) del IRPR. Deniego su solicitud porque no ha demostrado que vaya a salir de Canadá, basándome en los siguientes factores – Su patrimonio y su situación financiera son insuficientes para respaldar el propósito de viaje declarado para usted (y para cualquier miembro de la familia que le acompañe, si procede). – No tiene vínculos familiares significativos fuera de Canadá. – Su situación laboral actual no demuestra que esté establecido económicamente en su país de residencia”, fue una de las respuestas de rechazo reportadas en el formulario.

Luego que el activismo internacional presionara al gobierno canadiense, algunas visas fueron emitidas.

Muchas personas señalaron que faltó apoyo de la conferencia durante el visado, sobre todo para quienes no hablaban inglés o francés. “Dos de cada tres personas, refirieron que la información proporcionada para apoyar la tramitación del visado por parte del IAS era insuficiente o nula”, señala el informe.

Las respuestas de rechazo causan mucha desazón y tristeza en las personas que luego de mucho esfuerzo por postular a una beca, demostrar el trabajo comunitario de base que realizan, postulan a una visa.

“Tal vez por ser una mujer trans, de bajos ingresos que no podemos demostrar una economía solvente y tal vez por dedicarnos al trabajo sexual y ser seropositivos”, dijo en su encuesta una persona. Tal vez por ser lo que soy.

Soluciones a medias

A partir del activismo regional e internacional, incluido el de Canadá, y el periodismo canadiense, se hizo visible este problema con el visado de las y los delegados de la conferencia. La Sociedad Internacional de Sida (IAS, por sus siglas en inglés), animó a reportar los casos de manera independiente para que interfirieran ante el Ministerio del Interior. Sin embargo, poco se logró.

Es muy probable que los pasillos de la Conferencia esta vez, tengan menos personas, que la Aldea Global esté más silenciosa y que las sesiones lleguen a aquellos pocos que lograron el visado.

El informe es enérgico en señalar que “las conferencias no deberían seguir siendo propiedad de la Sociedad Internacional del Sida (IAS), que sólo decide las sedes y otros temas basados en cuestiones financieras. Hemos retrocedido décadas, a las épocas cuando las conferencias eran solo para médicos e investigadores. Hemos dinamitado los puentes entre la ciencia y las comunidades. Sin la sociedad civil, las personas que viven con el VIH, las poblaciones clave y otras comunidades, no importa mucho lo que aporte la ciencia, en un contexto de desigualdad exacerbada, no acabaremos con el sida”.

Puede acceder al informe completo en el siguiente vínculo: https://bit.ly/AIDS2022VisasES

País: Internacional

Acerca del autor

Equipo de Corresponsales Clave

Añadir comentario

Click aquí para publicar un comentario