Noticias

Bill + Bill = Cuidar el valor del dinero.

En el primer día de la Conferencia Internacional disertaron dos figuras notorias relacionadas con el trabajo en VIH/SIDA: el ex presidente de los EE.UU Bill Clinton y su compatriota empresario y filántropo Bill Gates. Con diferentes abordajes y estilos llamaron a todas la personas que trabajan respondiendo a la pandemia a cuidar cada centavo que se invierte.


“El mundo está inundado de problemas. Es fácil hacer campaña con los gobiernos y decir: dénnos más dinero. Pero nosotros debemos cambiar la forma en la que hacemos las cosas”
dijo Clinton en tono crítico a la conferencia. “Si quieren ganar el caso, ellos (gobiernos donantes) deben creer que estamos haciendo el trabajo rápido, mejor y más barato. Entonces tendremos la autoridad moral de pedirle a la gente que nos dé más dinero” concluyó.

Unas horas más tarde, ya más moderado, el presidente de la Fundación Bill y Melinda Gates expresó: “No podemos continuar gastando los recursos en SIDA de la misma manera que lo hemos hecho hasta hoy. Nosotros, los activistas por un mayor financiamiento, también debemos asegurarnos de que estamos sacando el mejor beneficio de cada dólar y de cada gramo de esfuerzo”.

Ejerciendo una función similar a la de su esposa -las relaciones exteriores del gobierno norteamericano-, Bill Clinton argumentó: “Ustedes tienen dos opciones: pueden hacer una manifestación nombrando al Presidente (Obama) o podemos ir y obtener más votos en el Congreso y conseguir más dinero”. También explicó: “En mi experiencia, la segunda opción es la mejor y la que tiene más probabilidades de éxito. No hay manera de que la Casa Blanca vaya a vetar un incremento de los fondos para el SIDA”.

Amante de la ciencias y las evidencias, Gates llamó a un rápido incremento de medidas de prevención del VIH fáciles de aplicar, económicas y efectivas, como la circuncisión masculina, la prevención de la transmisión vertical y el tratamiento temprano.  “En África Subsahariana, donde más de 41 millones de hombres se podrían beneficiar con la circuncisión, en el ultimo año sólo 150 mil han accedido a esta intervención”, dijo Gates. Para sustentar el caso, acompañó sus palabras con un video que cuenta la historia de un joven sudafricano de 19 años “ansioso” por ser circuncidado.

Bill Gates pidió focalizar los esfuerzos de prevención en las poblaciones más vulnerables, como los HSH, las Trabajadoras Sexuales y los Usuarios de Drogas. También hizo un llamado a realizar más innovaciones en las ciencias básicas, los diagnósticos, los modelos matemáticos y cualquier manera de entender mejor al virus. Esto incluiría las vacunas, nuevos métodos de diagnóstico  y productos de prevención basados en los antirretrovirales, como pastillas, inyecciones y geles.  También se mencionó al tratamiento antirretroviral de las personas con VIH como un estrategia de prevención.

Aunque podríamos encontrar coincidencias en el reclamo de mayor eficiencia y eficacia, en cuidar y proteger el dinero, el discurso de uno pareció estar más del lado de la diplomacia y preocupado por el gasto, y el del otro más lanzado a la innovación y al desarrollo científico para proteger las inversiones. Tal vez uno de ellos era portador de una “misión” y el otro de una “visión”.

En el medio se realizó una apurada conferencia de prensa, curiosamente respondiendo algunas de las preocupaciones arriba mencionadas. En ella, Michel Sidibé, Director Ejecutivo del ONUSIDA, dijo estar asustado y afirmó que “En el año 2009 los gobiernos europeos redujeron su contribución en 600 millones de euros; necesitamos que este mecanismo (el Fondo Mundial), inclusivo y gobernado nacionalmente, sea financiado completamente”.

Ante los periodistas, Rolake Odetoyinbo del Grupo de Acción para el Acceso a Tratamiento de Nigeria afirmó: “No podemos tener medias tintas; aquí se está decidiendo quién vive y quién muere. Necesitamos 20 mil millones para el Fondo Mundial. Por favor díganle al mundo que aquí estamos y que queremos vivir”. Luego explicó cómo en el 2002, antes de la llegada del Fondo Mundial a sus país, ella debía conseguir 500 dólares por mes para pagar su tratamiento antirretroviral, lo que equivale a varios salarios mínimos mensuales.

Ante las preguntas de los periodistas sobre las preocupaciones expresadas más temprano por Clinton, Michel Kazatchkine, Director Ejecutivo del Fondo Mundial, respondió: “El Fondo Mundial es un mecanismo basado en el desempeño cuyas inversiones son auditadas por un Agente Local del Fondo y por la Oficina del Inspector General. Cada centavo que recibe el Fondo se invierte en los programas pues no cobramos un overhead. Los intereses que genera ese dinero depositado en la cuenta bancaria son la fuente que se emplea para cubrir los gastos operativos y administrativos”. “Quiero decirles que todos sabemos que el Fondo Mundial ha investigado cada caso de corrupción y llevado ante la justicia a los responsables. No conozco ningún otro mecanismo financiador que haga esto”, concluyó Odetoyinbo.

En resumen, un día de fuertes contrapuntos, con críticas más o menos constructivas, ideas revolucionarias, y la misma incertidumbre sobre la disponibilidad futura de los recursos.

País: Estados Unidos

Acerca del autor

Javier Hourcade Bellocq

Editor responsable de Corresponsales Clave y Representante Regional de América Latina y el Caribe | Argentina
Organización:International HIV/AIDS Alliance

Javier Hourcade Bellocq es el Editor Responsable de Corresponsales Clave y trabaja en VIH desde 1987. Fue uno de los fundadores y el primer Secretario Regional de la Red Latinoamericana de Personas Viviendo con VIH (RedLa+). Javier trabaja para la International HIV/AIDS Alliance desde 2003, primero como Oficial de Programas Senior a cargo del programa de la Alianza en Ecuador, y desde 2005 como Representante Regional para América Latina y el Caribe. Javier es miembro de la Delegación de las Comunidades de la Junta del Fondo Mundial y fue Miembro de la Junta del Fondo Mundial entre 2006 y 2009. Está basado en Buenos Aires, Argentina.

2 Commentarios

Click aquí para publicar un comentario

  • Me llama poderosamente la atencion el enfasis en cuidar el valor del dinero de estos importantes panelistas lo que me hace reflexionar al menos sobre dos puntos importantes.

    El primero que los activistas y las organizaciones con trabajo en VIH/SIDA tenemos que acceder a mayor tecnologia y ser mas transparentes en la implementacion y ejercicio de los recursos.

    Y la segunda lo que se lee entre lineas es el reconocimiento de que hay activistas y organizaciones que hacen mal manejo de fondos, pero me parece muy peligroso aventar la piedra y ver a quien le pega, mas cuando se trata de hombres tan poderosos que sus ingresos de un dia es el presupuesto anual de muchas organizaciones

  • María Elena, estuve años en el Ministerio de Salud de mi país y hace 6 que trabajo en forma privada junto a una empresa chica productora de micronutrientes naturales que realmente es efectiva para el SIDA, pero nos cuesta muchísimo imponerlo.
    Mi impresión es que el problema no es en general las ONG´s chicas, fáciles de fiscalizar. Y cuyo resultado se ve. Hay ONG´s en este campo y en otros, e inclusive oportunistgas, como se ha visto ante la catástrofe del pueblo hermano de Haiti.
    Pero por otro lado nadie asegura a los donantes que realmente llegue ese dinero a destino. La mejor forma de evaluarlo es por resultados. Y que vemos?
    Aumenta la inversión, pero no se frena la aparición de casos nuevos no la mortalidad. Podrá argumentarse que se ha enlentecido. Pero no se frena, pese a que se pase de 5 billones a 12 billones como ocurrió en el 2005.
    Si tu fueras donante, no harías lo mismo?
    Yo creo que hay que establecer un nuevo ordenamiento terapéutico en el cual se introduzcan precozmente micronutrientes realmente efectivos. Son pocos los realmente efectivos y la mayoría corresponde a los mismos laboratorios que elaboran los antiretrovirales.
    La evidencia científica a favor de estos compuestos es importante, y con el mismo recurso, que iría a las mismas manos que hoy van, pero con raciocinio, se aumentaría la cobertura.~Por otro lado, es mucho más barato y con igual efecto (retardo en la aparición del SIDA) comenzar con micronutrientes precozmente, al ser descubierta la infección actuando sobre el portador sano, retardando su pasaje a infectado y el inicio de la terapia antiretroviral. Con ese dinero economizado también se puede ampliar la cobertura con ARV a quienes hoy lo precisan y que mueren por no acceder a ello.
    La ecuación es sencilla, matemáticamente y con las variables de toda ecuación en salud.
    Por cada dólar nuevo invertido en micronutrientes dado a portadores tendremos una economía de 10 dólares a partir del séptimo año (tomado como promedio en adquirir el SIDA) y desde allí en adelante. En 7 años tenemos economizado 70 dólares, que pueden ir a 7 nuevos pacientes que SI precisen ARV y HOY no lo tengan.
    Si los MN cuestan 10 veces menos que los ARV en promedio por año por paciente, en 12 años estaremos expandiendo por 7 la actual cobertura con ARV. Con un esfuerzo, reasignando recursos y expandiendo algo mercado de ARV, conseguiremos cobertura para todos.
    Y no se olviden: debe aumentarse la acción de las ONG´s en el campo preventivo, con nuevos esquemas de Atención Primaria, y debe preverse una expansión equivalente de recursos para este campo. La decisión de la vida y la muerte está en manos de todos.