Noticias

Derecho al aborto: porque mi cuerpo es mío

En Argentina el aborto es ilegal y los abortos clandestinos son la primera causa de mortalidad materna. En el marco de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito, se realizó un festival con el fin de exigir, y con urgencia, que la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo sea una realidad para todas.

“Yo aborté y soy la maestra que enseña a tus hijas/os. Yo aborté y soy la discapacitada a quien violó su tío. Yo aborté y soy la católica que se golpea el pecho en las misas. Yo aborté y soy todas las mujeres que mueren por abortos clandestinos. Yo aborté y soy todas las mujeres que sobreviven a un aborto clandestino. Yo aborté y soy todas las mujeres que gritan y reclaman: mi cuerpo es mío”. Estas palabras son parte de un poema que la actriz Cristina Banegas interpretó en el marco del Festival Aborto legal, una deuda de la democracia, que se realizó en la Plaza de los Dos Congresos de Buenos Aires, Argentina.

La consigna era unánime: “Aborto legal ya”, “Abortos clandestinos nunca más”. Es que, en medio de la puja política vigente en un año electoral, la necesidad de que el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo no pase desapercibido es una necesidad urgente. Es urgente porque en Argentina, según las estadísticas publicadas en el sitio de la Campaña Nacional por el derecho al Aborto legal, seguro y gratuito, 3 mil mujeres han muerto a causa de abortos clandestinos e inseguros desde el inicio de la democracia, entre 460 mil y 600 mil mujeres se realizan cada año un aborto clandestino y un promedio de 100 mujeres mueren por año a causa de esta práctica.

Alrededor de medio millón de mujeres realizan abortos clandestinos por año. Muchas de ellas, por sus posibilidades económicas, pueden acceder a clínicas y a métodos más seguros. Pero, lamentablemente, los niveles de pobreza son directamente proporcionales a los niveles de clandestinidad, inseguridad y también de mortalidad. “Basta de que sean las mujeres más pobres las que ponen el cuerpo y la vida”, exclamó al respecto Vilma Ripoll, candidata a diputada por Proyecto Sur/MST y una de las oradoras en el festival.

En la actualidad, el aborto en Argentina es ilegal y “establece penas tanto para la mujer que se lo practica como para quien realiza el procedimiento”, según los artículos 85, 86,87 y 88 del Código Penal. Lo que se busca a través de esta Campaña Nacional es que se discuta y apruebe la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que ya fue votada por 50 diputadas y diputados. Esta ley prevé el derecho de toda mujer “a decidir la interrupción voluntaria de su embarazo durante las primeras doce semanas del proceso gestacional”, considerando que esta práctica se realice en centros de salud, bajo condiciones seguras y con reglamentaciones especiales en caso de violaciones, malformaciones en el feto o existencia de riesgo para la salud o la vida de la mujer.

El debate será difícil y los sectores que se oponen a la aprobación de esta ley son muchos y poderosos. Por eso es necesaria la lucha y por eso es importante que sí se hable del aborto, un tema que muchas y muchos prefieren evitar. Como sostuvo Ripoll durante el festival, es importante que la discusión ocurra antes de las elecciones de octubre y el cierre del año parlamentario. Victoria Donda, diputada nacional que también estuvo presente en el acto, anticipó: “Entendemos que va a ser un debate difícil y sabemos de quiénes va a venir la oposición. Va a venir de los mismos sectores que no decían nada cuando 30 años atrás a las mujeres embarazadas les robaban a sus hijos”. Y concluyó: “No utilicemos a los bebés como excusa para proteger los intereses de otros”.

La consigna que le dio nombre al festival es más que acertada: la falta de una ley que garantice el derecho al aborto legal, seguro y gratuito es una deuda con cada una de las mujeres que mueren por año a causa de abortos clandestinos y con cada una de las mujeres que se ha realizado un aborto clandestino alguna vez en su vida. En realidad, es una deuda con todas las mujeres y con nuestro derecho a decidir sobre nuestro cuerpo más allá de cualquier ideología. Porque en el festival se escuchaba en los micrófonos, se decía debajo del escenario y se leía en las banderas: esta lucha debería ser una lucha de todas las mujeres. Esta lucha debería ser de todos.

Tu voz y tu voto valen. Para apoyar la discusión y aprobación de este proyecto de ley en el Congreso de la Nación haz click en este enlace.

País: Argentina

Acerca del autor

Alejandra Ruffo

Buenos Aires

Alejandra Ruffo es periodista y fue Coordinadora del Equipo de Corresponsales Clave para América Latina y el Caribe durante el 2010. Nació y vive en Buenos Aires, Argentina, tiene 27 años y desde 2003 se especializa en la temática del VIH/SIDA.

Trabajó en el área de Comunicación de Fundación Huésped, una organización no gubernamental argentina que trabaja en la respuesta al VIH/SIDA y participó de la Iniciativa de Medios Latinoamericanos sobre Sida (IMLAS), una propuesta que busca comprometer a los medios de comunicación con la temática del VIH/SIDA. Como Coordinadora del Equipo de Corresponsales Clave de América Latina y el Caribe es responsable de moderar las actividades del grupo, sus publicaciones, comunicaciones y de apoyar la formación y capacitación de los corresponsales.

Alejandra desea una sociedad en la que vivir con VIH, la orientación sexual o la identidad de género no sean causa de discriminación ni estigma; en la que no exista la violencia hacia mujeres y trabajadoras sexuales, ni los crímenes de odio hacia las poblaciones de gays y personas trans. Una sociedad en la que sean respetados con igualdad los derechos humanos de todas las mujeres y todos los hombres.

2 Commentarios

Click aquí para publicar un comentario

  • Sinceramente, acabo de descargar en mi compu el Proyecto de la Ley,ya que lo desconozco, motivo por el cual pido disculpas si mi opinión resultara molesta.
    En realidad considero que toda persona que tenga la suficiente conciencia para mantener relaciones sexuales, debe tenerla para hacerse cargo de los riesgos que eso implica.
    Apoyo totalmente la Ley en caso de que ésta considere exclusivamente casos como violaciones,ya sea a mujeres mayores, menores de edad ó con discapacidades (mentales ó las que pudieran existir). Tal vez haya algún otro caso puntual que debería considerarse y yo no lo esté teniendo en cuenta.
    El gobierno debería garantizar la Esterilización a toda mujer que ya no quiera correr el riesgo de quedar embarazada, porque eso es una decisión Muy Personal.
    Para mi. la Ley de Despenalización del Aborto es nada más y nada menos que una ley que avalaría “El Asesinato”.

    • Silvia, en primer lugar es importante dejar en claro que todas las opiniones son válidas y que lo que deseamos en Corresponsales Clave es fomentar un debate con respeto. Lo que me gustaría aclarar, como autora de la nota, es que no se trata de ir contra la vida, todo lo contrario, se trata de ir por la igualdad de condiciones, de respetar las decisiones de cada mujer, se trata de combatir la primera causa de mortalidad materna. Lamentablemente, el acceso a la educación sexual y a los métodos anticonceptivos no alcanza a muchísimas mujeres, y las estadísticas de embarazos no deseados lo demuestran. Mientras tanto, la práctica del aborto existe y es realizada en todo el país (podés verlo en las cifras del artículo), pero son casos en los cuales las mujeres pueden pagar por esa práctica. Las que no, las mujeres de menos recursos, aquellas que no tuvieron las mismas oportunidades que otras al acceso a la educación, y a métodos anticonceptivos, o a realizarse un aborto en condiciones seguras, ponen en riesgo su propia vida. No se trata de estar a favor del aborto, mucho menos de avalar un asesinato. Se trata de apoyar una ley que permitiría que todas las mujeres estemos en las mismas condiciones de elegir qué queremos hacer con nuestro cuerpo y con nuestras decisiones.