Noticias

La nueva ley de VIH, hepatitis virales, tuberculosis e ITS en Argentina ya es una realidad

Por Gustavo López.-

El 30 de junio de 2022 se transformó en un día histórico para las personas con VIH, Hepatitis virales, Tuberculosis (TC) y otras infecciones de transmisión sexual (ITS), tras la sanción por parte del Senado Nacional de la nueva ley que reemplaza y amplía lo que preveía la Ley de sida del 1990.

El Senado Nacional aprobó el 30 de junio pasado el texto del proyecto de ley que había tenido previa media sanción por parte de la Cámara de Diputados de la Nación unas semanas atrás, el 05 de mayo, y lo convirtió en ley. Desde hace aproximadamente 8 años, distintas personas y organizaciones venían proponiendo un cambio legislativo a fin de derogar la Ley 23.798 y su decreto reglamentario y se sancione un nuevo texto legal, muchas de ellas del Frente por la Salud de la Personas con VIH, desde donde se elaboró el proyecto de ley al que diera media sanción la Cámara de Diputados. En Corresponsales Clave nos hemos referido al proceso en artículos anteriores.

Con gran mayoría, el senado aprobó la nueva Ley para responder al sida, las hepatitis virales, la tuberculosis y las ITS.

Tras el plenario conjunto de las Comisiones de Salud y Presupuesto del Senado el 9 de junio pasado, en donde se firmó dictamen aprobando el texto del proyecto de ley tal como fue aprobado por la Cámara de Diputados, se abrió un compás de espera para que se defina la fecha en que el proyecto sería debatido y revisado en la Cámara de Senadores. Finalmente llegó el día, la fecha sería el 30 de junio y las expectativas eran infinitas, ya que la nueva ley mejoraría notablemente la calidad de vida de las personas con VIH, hepatitis virales, tuberculosis e ITS.

El Senado comenzó con su agenda legislativa a las 14 horas y, tras 7 horas de sesión, finalmente, se dio tratamiento al proyecto. El Senador Pablo Yedlin del Frente de Todos comenzó diciendo que “Hace 30 años hicimos una ley para que los pacientes que iban a morir por esta enfermedad tuvieran acceso al medicamento. Hoy estamos haciendo una ley para que a todos estos pacientes que no tienen por qué morir puedan tener acceso, por ejemplo, a un sistema de jubilación especial“.

El Senador Mario Fiad, médico también como Yedlin, pero perteneciente a la Unión Cívica Radical, parte de la oposición, indicó que este proyecto vino a actualizar la Ley vigente que lleva muchos años, teniendo en cuenta una perspectiva de derechos humanos; incluso reflexionó en el sentido de que se está llegando tarde a dar respuestas y soluciones para garantizar acceso a derechos sin estigma y discriminación. Finalmente, el proyecto, tras la intervención de senadores y senadoras, se transformó en ley, con amplia mayoría de votos.

Tras 8 años de lucha, Argentina tiene nueva Ley.

Durante la jornada se armó afuera de la Cámara de Senadores, en la Plaza Congreso, una pantalla gigante en donde se pudo seguir el debate legislativo y la votación final. Además se realizaron distintas intervenciones en favor de la aprobación del proyecto. Estuvieron presentes organizaciones como NEXO AC, Fundación GEP, Asociación Ciclo Positivo, ICW Argentina, FALGBT, Fundación Huésped, Act Up Argentina y RAJAP, entre otras, además de activistas, militantes y decenas de personas interesadas que se acercaron a acompañar y apoyar.

Al momento de la votación, una multitud en las galerías del recinto de Senadores, así como en la Plaza Congreso, estalló en una fiesta; mezcla de emociones, llantos, risas, abrazos. Todes a la Plaza a festejar la sanción de esta nueva ley que amplía derechos.

La nueva ley cambia el modelo biologicista de la derogada Ley 23.798 y legisla con un contenido más cercano al nuevo paradigma de derechos humanos (DDHH) que incluye nuestra Constitución Nacional, en especial a partir de la reforma del año 1994 en donde incorpora, en su artículo 75, inciso 22, tratados y convenciones internacionales de DDHH a los que les otorga jerarquía constitucional.

Desde el 2010 Argentina ha sancionado leyes como las de matrimonio igualitario, la de identidad y expresión de género, la de cupo laboral travesti-trans, el decreto de documento nacional de identidad (DNI) no binario y la ley de interrupción voluntaria del embarazo, entre otras. Ahora le tocó a esta nueva ley que es para las personas con VIH, pero que además -como novedad- incluye a las personas con hepatitis virales, tuberculosis e ITS que no gozaban de legislación protectora alguna.

Sancionada la Ley se armó la fiesta en la Plaza del Senado.

Entre otras cuestiones de importancia, podemos enumerar la declaración de interés público nacional y la respuesta integral a las personas a las que la ley está dirigida. Además de garantizar la confidencialidad, universalidad y gratuidad de la prueba de diagnóstico, incorpora -explicitamente- la prohibición de los diagnósticos de VIH en los exámenes preocupacionales y en las relaciones de consumo, protege a quienes trabajen de conductas discriminatorias de parte de quienes les empleen, incorpora capítulos específicos en relación a mujeres y personas gestantes, elimina  barreras para la implementación de nuevas estrategias de prevención como la profilaxis pre exposición (PrEP). También incorpora la posibilidad de la jubilación anticipada en casos concretos que prevé la ley y también pensiones no contributivas para aquellas personas en situación de vulnerabilidad, además de prevenir sobre estigma y discriminación.

Promueve, además, la capacitación, investigación y la difusión de campañas masivas; se conformará una Comisión Nacional de VIH, Hepatitis Virales, otras ITS y Tuberculosis, y será el INADI quien desde un Observatorio Nacional sobre Estigma y Discriminación podrá intervenir con la finalidad de visibilizar, documentar, disuadir y erradicar las vulneraciones a los DDHH de las personas afectadas.

Así, tras largos 8 años de lucha por una nueva ley más abarcativa y respetuosa de los derechos, mientras aguardamos su promulgación y reglamentación, confiamos que esta nueva legislación será el inicio de una mejora en la calidad de vida de las personas a las que la ley está dirigida y esperamos que sea un faro al otros países puedan mirar para legislar y, de ese modo, garantizar la salud y el acceso a todos los derechos sin discriminación.

País: Argentina

Acerca del autor

Equipo de Corresponsales Clave

Añadir comentario

Click aquí para publicar un comentario