Fondo Mundial Noticias

¡Por fin! Llegaron las cargas virales a Venezuela

Por Walter Trejo.- Desde el 2016, el gobierno venezolano no adquiere reactivos para pruebas de Carga Viral. Ahora, en plena pandemia por covid-19, con el apoyo de la cooperación internacional, se activó una jornada para aplicar dichas pruebas, aunque ha generado controversias y malestar en las personas con VIH en Venezuela.

Por Walter Trejo.-

“Por fin, llegaron las cargas virales; pero para algunos”, dijo una persona con VIH en Venezuela.

En los primeros días de noviembre se convulsionó el sector comunitario de VIH en Venezuela al recibir la confirmación por parte de las autoridades competentes de la aplicación de pruebas de Carga Viral controladas y limitadas. Luego de cuatro años de escasez se procedería a distribuirlas, por cuotas mensuales, a nivel nacional.

30000 reactivos de pruebas de Carga Viral fueron donadas por la cooperación internacional a las personas con VIH de Venezuela.

Sin embargo, esta distribución y aplicación supervisada por el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel (INHRR), dependiente del Ministerio del Poder Popular para la Salud, con sede en Caracas, está orientada a las personas con VIH consideradas “prioritarias” para las autoridades, entre las cuales se encuentran las y los niños y adolescentes menores de 13 años de edad, embarazadas, personas con sospecha clínica de falla a la terapia antirretroviral, personas con sospecha de síndrome de reconstitución inmunológica y personas que se encuentren hospitalizadas por situaciones graves asociadas al Sida.

La organización Acción Ciudadana Contra Sida (ACCSI) señala que llegaron un total de 30000 reactivos de pruebas de Carga Viral que fueron donadas por la cooperación internacional a las personas con VIH de Venezuela. 25 mil reactivos fueron adquiridos con los recursos otorgados en la segunda subvención (2020) del Fondo Mundial de lucha contra el Sida, tuberculosis y Malaria para las personas con VIH de Venezuela y 5 mil reactivos fueron donados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

El comunicado de ACCSI también precisa que las donaciones llegaron a Venezuela por las acciones de incidencia realizadas por la sociedad civil venezolana e internacional, la Sociedad venezolana de Infectología, ONUSIDA y OPS miembros del Grupo Técnico de VIH para el seguimiento al cumplimiento del Plan Maestro para el fortalecimiento de la respuesta al VIH, tuberculosis y malaria en Venezuela.

En este sentido, el Grupo de Trabajo de seguimiento al Plan Maestro integrado por la Sociedad Venezolana de Infectología, la sociedad civil liderada por la Red Venezolana de Gente Positiva (RVG+), ONUSIDA, OPS y el Ministerio del Poder Popular para la Salud, acordaron la realización de estas pruebas a nivel nacional para los grupos priorizados debido a la poca cantidad de reactivos de carga viral donados, lo que no permite cubrir a la totalidad de las 120.000 personas con VIH que, se estima, lo requieren en Venezuela.

Las personas con VIH expresaron su malestar ante los criterios y la desinformación que existe por parte del ente de salud a nivel nacional y estadual.

Por otra parte, el INHRR responsable de la realización de las pruebas de carga viral ha asignado cuotas mensuales, un número determinado de pruebas mensuales por Estado. Cada coordinación regional debe gestionar la toma y envió al instituto emisor ubicado en la ciudad de Caracas.

Una prueba en medio de la crisis

Recordemos que Venezuela, pasa por una grave crisis política, económica y social que abarca todos los sectores y servicios; entre ellos, escasez de gasolina; recurrente suspensión del servicio de electricidad, agua, comunicaciones con una hiperinflación y dolarización de la economía que se ha profundizado por la pandemia de covid-19.

En este contexto, esta iniciativa de las autoridades de salud venezolana, aplaudida por las organizaciones con servicios en VIH y defensoras de los derechos humanos de las personas con VIH y sus familiares, se ve minimizada por la crisis del sector salud en Venezuela como la migración forzada del personal de salud, escasez de medicamentos y deficiencia de equipos e infraestructura, entre otros que afectan los servicios de atención y rehabilitación de las personas con VIH a nivel nacional.

En el Estado de Mérida, por ejemplo, el laboratorio asignado al Programa Regional VIH dependiente de Corporación de Salud del estado Mérida cuenta con un equipo para la realización de las pruebas de carga viral, pero por no funcionar el aire acondicionado de dicho laboratorio no se podrán procesar las pruebas en este Estado.

ACCSI, en su cuenta de Twitter, reportó que “Por falta de personal de salud en varios laboratorios, otros bioanalistas de otros centros se han unido a esta importante acción para ayudar a personas con VIH para que se practiquen la prueba de carga viral donada por @GlobalFund #Venezuela” y en otro tuit dijo que “Los estados venezolanos reportan que son pocos y en otros inexistentes los tubos tapa morada y tapa roja disponibles en centros de salud y laboratorios públicos para realizar la prueba de carga viral donada por @GlobalFund #Venezuela

 

El sentir de las personas con VIH

 

El equipo de Corresponsales Clave en el estado Mérida sondeó las impresiones de las personas con VIH sobre la asignación de 200 pruebas de CV al mes para este Estado y pudo comprobar su malestar ante estos criterios y la desinformación que existe por parte del ente de salud a nivel nacional y estadual.

Una persona comentó: “tengo un hongo en el cuerpo desde hace dos meses que va y viene, no se me cura por completo; tuve una bronconeumonía bilateral. Ahora no sé si seré o no prioridad para hacerme la carga viral, es que la verdad quiero saber si es mi carga viral o si es otra cosa que me ha generado estos males.”

La Carga Viral es ahora la prueba más importante para el seguimiento de las personas que toman tratamiento, ya que sus resultados muestran cuán efectivo es el esquema de tratamiento asignado y si es necesario ajustar alguno de los medicamentos. La aparición de infecciones oportunistas puede ser un claro indicador de que el tratamiento no está funcionando.

Un joven de 24 años nos comenta “la verdad nunca me he hecho los CD4 y la carga viral tengo mucho que no me la hago; tengo sarcoma de Kaposi, necesito hacer un examen llamado inmunoestoquimica pero es muy caro, me sale 200 dólares, necesito la carga viral para tratarme mi problema”.

Las propias personas con VIH no están de acuerdo que las pruebas de carga viral no sean para todos, independiente de su condición de salud o antigüedad en el Programa local de VIH. Una mujer participante del Programa Regional VIH nos comentó “es injusto que tanto esperar por la carga viral ahora nos salgan que es para algunos; deberíamos todos los que recibimos tratamientos tener el derecho que se nos haga ese examen. Entonces, para que nos dicen que llegaron las cargas virales…”.

 

Las comunicaciones aún son dispersas y por el momento no hay mayor claridad respecto de quienes se beneficiarán de las pruebas. “Me llegó la información de la carga viral por medio del chat que se ha abierto para nosotros; lamento que nosotros no podamos optar a hacer ese examen; yo nunca me lo he hecho”, dijo un usuario; otra persona comentó que “estuve retirando mi tratamiento, nadie me comento de esas pruebas; deberían informarle a uno si hay o no, si son para todos o para unos tal como me comento otro usuario”; finalmente otro agregó: “yo me enteré que llegaron las pruebas de carga viral por medio del chat que ofrecen los muchachos de las organizaciones y de la RVG+ pero no sé si puedo hacérmela porque dicen que es para algunos solamente”.

 

Desde Corresponsales Clave confirmamos que las organizaciones como ASOVIDA, Liga Merideña contra el Sida, Cátedra de la Paz y Juventud Preventiva han puesto en funcionamiento, conjuntamente con el equipo de monitores de la Red Venezolana de Gente Positiva (RVG+), un chat por la plataforma Whatsapp para ofrecer información u orientación a las personas con VIH en estos meses de cuarentena por Covid-19.

Las personas afectadas por el VIH y las organizaciones que trabajan en la respuesta esperan que este aporte internacional para el seguimiento al tratamiento se fortalezca y así más personas puedan beneficiarse de las pruebas de Carga Viral y tener un seguimiento cercano de su condición de salud.

País: Venezuela