Noticias

¡Lo logramos hija! Unidos contra la violencia sexual

A finales de enero, el caso de la violación de una joven venezolana y las acciones de su madre movilizaron a una colectividad migrante que no hablaba de la vulnerabilidad diferencial de las mujeres. Ellas lograron encaminar su caso para que se haga justicia y visibilizar esta problemática, sensibilizando migrantes venezolanos a lo largo del mundo y a nacionales de diferentes países cuyo apoyo fue fundamental para alcanzar esta hazaña.

El pasado 23 de enero una joven venezolana de 18 años fue drogada y violada por su supuesto empleador. Gracias a las precauciones que tomó y a su red familiar, esta mujer fue socorrida y el violador, Irineo Humberto Garzón Martínez, fue encontrado infraganti. Sin embargo, a pesar de los hechos y los indicios de posibilidad de fuga, la jueza ocupada del caso, Karina Zucconi, acuso a Garzón por abuso sexual simple y le permitió esperar el juicio en libertad porque no tenía antecedentes penales.

Luego de que estos hechos se hicieran públicos, las protestas no se hicieron esperar. Comenzaron en Buenos Aires, lideradas por la madre de esta joven, cuyo nombre preferimos no mencionar, quien clamó justicia, señalando que su hija no podía dormir tranquila con su abusador suelto. Varias acciones de calle y ciber activismo se llevaron a cabo al canto de #GarzónViolador y #lainjusticiaduele.

Violación Arg - Vnzla
Las protestas en la calle y a través de las redes lograron que la acusación busque justicia para la situación vivida por la joven.

Este llamado se hizo eco entre la comunidad de venezolanos, sus organizaciones en diferentes países del continente, incluyendo Venezuela. Las miradas y las acciones solidarias de organizaciones argentinas, grupos feministas, diferentes instituciones y medios de comunicación facilitaron la multiplicación de la indignación y las muestras de sororidad y acompañamiento a las víctimas.

El repudio fue generalizado y, finalmente, por la presión ciudadana se logró cambiar el rótulo de la acusación a abuso sexual agravado con acceso carnal y el 4 de febrero Garzón fuese apresado, ahora tiene que esperar la condena en la cárcel. La madre cerró el día con un mensaje rotundo que las pone, a ella y a su hija, en un lugar de mayor cuidado, agencia y menos exposición ¡Lo logramos hija!

Ellas lo lograron. No solo van camino a encontrar justicia por lo que lamentablemente vivieron, sino que abrieron el camino para que otras mujeres se atrevieran a denunciar. Ellas lograron, que miles de personas se unieran para visibilizar un secreto a voces: <em>las mujeres migrantes viven situaciones inaceptables de vulnerabilidad

 

Unidas contra la violencia sexual

Según datos oficiales de los gobiernos receptores (que dejan por fuera, en la mayoría de los casos, a las personas en situación de irregularidad), en la actualidad hay más de cinco millones cuatrocientos mil personas venezolanas en situación de movilidad a lo largo del continente. Esta situación ha prendido las alarmas a nivel regional por la vulnerabilidad creciente a la que están expuestas los migrantes, y ahora mucho más por el cierre de fronteras y la crisis económica y de salud que ha impuesto la pandemia que atravesamos mundialmente.

La movilización por este caso ha levantado la situación de vulnerabilidad que viven las mujeres migrantes.

Dentro de la vulnerabilidad generalizada que representa esta multitudinaria huida del país caribeño, las mujeres y las niñas representan una población especialmente vulnerable a la violencia basada en género, la trata de personas, los trabajos precarios, entre otros. Que se incrementa por factores como edad, condición económica y nivel de instrucción.

Tal vez por la juventud de la migración venezolana, que no tenía una cultura emigratoria hasta aproximadamente 2015, las múltiples aristas de necesidad, el duelo migratorio u otros fenómenos complejos que trae consigo situaciones tan duras como las que está atravesando esta colectividad o ceguera cultural, la situación de vulnerabilidades específicas de las mujeres migrantes no estaba puesta sobre la mesa, eran temáticas que incluso se podían ver disminuidas por opiniones políticas o la sensación de no poder alzar la voz en casa ajena. Poco se hablaba del tema en organizaciones de migrantes venezolanas que por ahí podían mencionar algunos aspectos sobre las mujeres en cuanto madres, esposas o trabajadoras sexuales, pero no en cuanto a mujeres desde una perspectiva mucho más amplia.

Este es otro gran logro de ellas, en este momento pareciera que la colectividad y las organizaciones que la representan están sensibilizadas y dispuestas a hablar de la temática desde un lugar más informado. Es común ver posteos en redes sociales sobre el tópico sin mencionar el caso de manera explícita, pero sabemos que tiene que ver con el terreno conquistado por madre e hija que se atrevieron y lo lograron.

#migraciónvenezolana

#MujeresMigrantes

#GarzónViolador

#lainjusticiaduele

Acerca del autor

Constanza Armas

Psicóloga | Argentina
Organización: Red Argentina de Mujeres que Vive con VIH

Soy venezolana, feminista. Creo que la participación en los temas públicos de la sociedad civil organizada son la clave para una democracia verdadera. Creo en la libertad, por eso soy activista por los derechos humanos. Creo que todxs merecemos ser nombradxs, por eso intento tener mirada de género. Soy una indignada por los crímenes de lesa humanidad que ocurren desde hace años en Venezuela. Desde estos lugares escribo.

Añadir comentario

Click aquí para publicar un comentario