Sin categoría

¿Por qué no tenemos aún vacunas contra el VIH?

El pasado 24 de mayo la iniciativa Vacunas para la Gente organizó un webinario donde, basados en evidencias científicas acreditadas, especialistas abordaron el temas de las vacunas para el VIH comparándolas con las del COVID-19 desde perspectivas médicas, éticas y sociales.

Bajo la moderación de Sofia Montenegro, Coordinadora del Proyecto de Vacunas y Desigualdades Oxfam-LAC, y con la participación de un panel que incluyó a Omar Sued Asesor Regional de tratamientos y cuidados para el VIH de la Organización Panamericana de la Salud (OPS); Claudia Vargas QF, Mcs, PhD. Directora en Fundación IFARMA y Javier Hourcade Bellocq Activista, Fundador y Editor de Corresponsales Clave y Coordinador Ejecutivo de la Plataforma VIH 2025, compartieron información sobre el complejo tema del desarrollo y uso de las vacunas para el COVID y los desafíos de tener un vacuna para el VIH, sus implicaciones tratando de responder a la pregunta ¿por qué no tenemos aún vacunas contra el VIH?

La presentaciones  hicieron eje en la historia del estudio de las vacunas para el VIH que comienza en 1998, hasta la actualidad. Hasta ahora se han realizado más 20 estudios que no han logrado culminar con éxito, Vargas, afirma que se hace difícil rastrear la inversión y algunos de los resultados, pero afirma que se requiere de amplios fondos para continuar con la exploración. En este momento está vigente en la Región la investigación Mosaico, que involucra a varios países.

¿Por qué esas diferencias en el desarrollo de vacunas al vih y el COVID-19?

Una diferencia básica tiene que ver con las características de los virus. Al respecto Vargas afirmó “El VIH tiene unos mecanismos de infección bastante particulares que son distintos a los del COVID-19. La capacidad de mutación del VIH es mil veces mayor que tiene el Coronavirus y la capacidad de evasión del sistema inmune, que es en la que se basa la lógica de las vacunas es mucho mayor en el VIH”. Sued agrega que, además, en el caso del vih afecta “justo el sistema que nos tiene que proteger”.

Por otro lado, se encuentran las discrepancias en los cuadros clínicos, el COVID-19 tiene un desarrollo muy rápido, de unos días y en el caso del VIH puede tomar varios años. Con respecto a los tratamientos, en el caso del COVID-19 hay algunos que se están comercializando que parecen ser efectivos, sin embargo, la evidencia no es tan fuerte con las nuevas cepas; mientras que en el caso del VIH los medicamentos que surgieron mostraron rápidamente ser efectivos para el control de mortalidad y en complicaciones asociadas, pasando de ser una enfermedad mortal a una condición crónica, ratificó la especialista.

Una característica distintiva del VIH que no se puede soslayar es la cuestión del estigma y discriminación que ha acompañado a este infección desde sus inicios y que sigue presente hasta la actualidad.

El especialista de OPS, afirma que la voluntad de las personas que están empujando las propuestas de vacunas deberían ser acompañadas por una “respuesta global que dé más financiamiento, por año se invierte menos de 300 millones de dólares en vacunas de VIH, cuando en un solo año se invirtieron 50 billones para las vacunas de COVID”. El compromiso político es clave, así como ampliar el acceso a la PrEP expandir el testeo y el tratamiento.

Javier Hourcade añadió algunas cifras a ponen en contexto a las pandemias, mencionando que “una pandemia tiene 40 años y la otra tiene dos años”. Según datos de ONUSIDA 79 y 80 millones de personas se han expuesto al virus del VIH y al menos 36 millones de personas han muerto. Por otra parte, 524 millones de personas se han expuesto COVID-19 generando una moralidad de alrededor de casi 7 millones de personas.

En opinión del especialista, la PreP  con Indetectable es igual a intransmisible “cambiaron el juego de la respuesta al VIH porque la ciencia se puso al servicio de ofrecer una herramienta especifica y eficiente para que las personas que viven con VIH permanezcan siendo VIH negativa. Sin embargo, en la región persiste un retraso injustificado de poner en marcha programa de acceso amplio a la PrEP, una de las razones por la cual no hemos podido bajar el número de nuevas infecciones de VIH”. Además, es una cercana realidad los antirretrovirales (ARV) inyectables cada dos meses.

En la próxima conferencia mundial sobre el sida veremos estudios muy promisorios sobre la eficacias de los tratamientos y la PrEP inyectables. Así mismo, tal vez, sea el momento de dar el debate sobre la auto prueba del VIH, puerta que puede ser que este abriendo el COVID-19. Como pareciera que existen profesionales “objetores de conciencia” con la PrEP que se interponen entre la ciencia y el derecho de contar con herramientas eficaces para que las personas sin VIH continúen siendo VIH negativas, hay acciones corporativas que traban la auto-prueba, cuando en cuestión de meses en casi todo el mundo, y para quiénes pueden cómpralas hay auto-pruebas diagnósticas de COVID por antígenos de venta libre en farmacias.

Un tema común en las exposiciones fue hablar de algunos desafíos que van más allá del virus y los cuerpos pero que, lo atraviesan todo, que tiene que ver con la propiedad intelectual, el acceso equitativo a las tecnologías disponibles, el acceso a la producción y distribución de genéricos y a los tratamiento que, hasta ahora, han sido mayormente facilitada en las capitales de los países.

En este sentido figura el reaprovisionamiento del Fondo Mundial, necesitamos al menos 18 mil millones de dólares que pueden contribuir como una alternativa para aumentar la cobertura de servicios en nuestra Región, recordó Hourcade.

Para cerrar, a modo de provocación, Vargas nos deja estas preguntas para continuar con la discusión

¿Qué vamos a hacer para garantizar el acceso equitativo cuando las vacunas de VIH estén disponibles? ¿qué vamos a hacer con el tema de la propiedad intelectual?

 

.

 

 

Acerca del autor

Constanza Armas

Psicóloga | Argentina
Organización:

Soy venezolana, migrante, feminista. Creo que la participación en los temas públicos de la sociedad civil organizada son la clave para una democracia verdadera. Creo en la libertad, por eso soy activista por los derechos humanos. Creo que todxs merecemos ser nombradxs, por eso intento tener mirada de género. Soy una indignada por los crímenes de lesa humanidad que ocurren desde hace años en Venezuela. Desde estos lugares escribo.

Añadir comentario

Click aquí para publicar un comentario