Noticias Sin categoría

¿Qué pasará el día después de la Reunión de alto nivel?

El pasado 4 de junio, más de 70 activistas de diversos países de Latinoamérica se reunieron para dialogar sobre temas centrales en la respuesta al VIH y visibilizar acciones conjuntas de la Reunión de Alto Nivel (HLM, según sus siglas en inglés) y lo que viene después.

El evento principal de la Reunión de Alto Nivel sobre sida de 2021 tendrá lugar del 8 al 10 de   junio de 2021. En estos encuentros, dignatarias (os) de diferentes países examinarán los avances logrados en la reducción del impacto del sida desde la última reunión de alto nivel sobre VIH y sida de la Asamblea de las Naciones Unidas en 2016. Durante este tiempo, también se discutirá la Declaración Política que guiará hacia delante, junto a la Estrategia Global, la respuesta mundial al sida.

En paralelo, del 7 al 11 de junio de 2021, se llevarán a cabo eventos sobre un amplio abanico de temas de interés por medio de una plataforma virtual organizada por ONUSIDA y sus agencias socias (para participar, haga click aquí).

Más de 70 líderes participaron de la reunión del último viernes.

En este escenario, más de 70 activistas y representantes de la sociedad civil latinoamericana se reunieron para discutir temas centrales para nuestros países, teniendo como contexto la Declaración política, que menciona de manera tajante la desigualdad como figura central, y los impactos negativos de la otra pandemia, el COVID-19:

“El marcado contraste de los éxitos cosechados en ciertos ámbitos y los fracasos registrados en otros confirma que el VIH sigue siendo una pandemia de desigualdades. Para retomar la senda será necesario tomar medidas urgentes y transformadoras para reducir y acabar con las desigualdades, así como aumentar la inversión nacional e internacional en el VIH, la salud, la protección social, las respuestas humanitarias y los sistemas de control y preparación ante una pandemia (…) Se ha incorporado la acción internacional contra el VIH a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, una constatación de que la salud y el bienestar no solo dependen de los servicios sanitarios, sino también de la educación, los medios de vida sostenibles, los derechos humanos, la igualdad de género, la implicación comunitaria y la formación de diversas alianzas.

La pandemia provocada por la enfermedad por coronavirus (COVID-19) ha aumentado enormemente la presión sobre la respuesta al VIH, los sistemas sanitarios y las personas que necesitan recibir servicios. Seis años después de que la Asamblea General se fijara el ambicioso objetivo de acabar con el sida en todo el mundo para 2030, ese impulso inicial está perdiendo fuelle. No se alcanzaron las metas mundiales para 2020 acordadas en 2016 y plasmadas en la Declaración Política sobre el VIH y el Sida: En la Vía Rápida para Acelerar la Lucha contra el VIH y Poner Fin a la Epidemia del Sida para 2030”.

Partiendo de ellos, el encuentro de sociedad civil se desarrolló en dos partes. La primera tuvo que ver con el intercambio de tres panelistas: Alejandra Corao (directora interina de la Oficina Regional de ONUSIDA para América Latina y el Caribe), Mariana Iácono (activista y miembro de ICW latina) y  Jacqueline Rocha Cortes (activista trans y miembro del MLCM+); contando con la la moderación de Javier Hourcade Belloc (activista y fundador de Corresponsales Clave). En la segunda parte, se concretó en una lluvia de ideas, valiéndose de la herramienta interactiva Padlet, para poder llevar los temas a las mesas de trabajo del evento de Alto Nivel y poder construir el camino hacia delante.

Así, se habló sobre Igualdad de género, liderazgo y recursos. Con respecto al primer tema, Iácono marcó aspectos de la cotidianidad y VIH mencionando que las tareas de cuidado, que realizan mayoritariamente las mujeres, pueden afectar la toma de la medicación (antirretroviral) comprometiendo la adherencia al tratamiento. Con un rotundo “las mujeres siempre estamos trabajando” visibilizó que para muchas resulta muy difícil la logística que rodea el tratamiento: retirar, repartir las tareas, tomar la medicación, en el marco de la doble o triple jornada de trabajo. Así mismo, recalcó que cuando las mujeres son víctimas de violencia esta dificultad se ve agravada y mucho más en el contexto de pandemia que estamos atravesando.

Por su parte Rocha Cortes, resaltó que, por primera vez, en una carta política se mencionaba de manera central a la desigualdad como tema de fondo en la respuesta al VIH. La activista nos recordó que no hay nada que se conecte más a las temáticas de género que la desigualdad y que las mujeres son el motor de lo que está a su alrededor. De ahí que sea tan importante mantener la perspectiva de género.

Con respecto al liderazgo de la sociedad civil y el uso de los recursos destinados para la respuesta al VIH-sida, Corao reconoció el trabajo que realizan las organizaciones de la sociedad civil, señalando que la mayoría de los fondos disponibles para la respuesta al VIH se destinan a la compra de antirretrovirales, que los manejan los Estados y, en mucho casos, dejan por fuera la inversión en temas claves. Estas aristas son puntos por considerar al mirar los temas que se expondrán en el encuentro.

Como respuesta a esta perspectiva, Iácono argumentó que la respuesta al VIH la financian las personas y las organizaciones de la sociedad civil (OSC) que realizan trabajo voluntario todos los días de manera incansable. Para la activista, las OSC están del lado de la innovación social que tiene que ver con conocer lo que está pasando el día a día, estar al día de las políticas públicas y en hacer llamados de atención constantemente.

Rocha Cortes resaltó que la participación comunitaria es muy importantes, el trabajo de pares es insustituible y que el liderazgo tiene que ver con la posibilidad de mirar la realidad con lentes estratégicos, buscar financiamiento y cambiar el escenario político e ideológico,

Al incluir la temática de los recursos, Iácono hizo mención a que para retirar sus fondos de América Latina, el Fondo Mundial debería poder mirar más allá de los indicadores económicos en América Latina y entender los contextos coyunturales sociales, políticos y económicos. Rocha Cortes mencionó como desafíos a la corrupción y al hecho de que las multilaterales en ocasiones tenían posiciones neutras que no hacían contrapeso a los espacios conservadores, religiosos y políticos.

Muchos temas relevantes para pensar el presente y el futuro de la respuesta al VIH y el sida. Las OSC latinoamericanas se están organizando para proponer, visibilizar y estar al frente en sus propios idiomas y desde su realidad.

Acerca del autor

Constanza Armas

Psicóloga | Argentina
Organización: Red Argentina de Mujeres que Vive con VIH

Soy venezolana, feminista. Creo que la participación en los temas públicos de la sociedad civil organizada son la clave para una democracia verdadera. Creo en la libertad, por eso soy activista por los derechos humanos. Creo que todxs merecemos ser nombradxs, por eso intento tener mirada de género. Soy una indignada por los crímenes de lesa humanidad que ocurren desde hace años en Venezuela. Desde estos lugares escribo.

Añadir comentario

Click aquí para publicar un comentario