Noticias

Sociedad civil de América Latina se organiza para exigir acceso universal a las vacunas COVID-19

Activistas de la Región ya iniciaron un grupo de trabajo para presionar, en todos los espacios internacionales, por la liberación de las patentes de las vacunas COVID-19 o por cualquier otro mecanismo que permita su distribución justa y equitativa entre las poblaciones clave de los países.

El pasado 13 de abril, medio centenar de activistas de América Latina, se reunieron, de forma virtual, para acordar acciones conjuntas para exigir a la industria farmacéutica, a las agencias internacionales y a los países productores el acceso universal a las vacunas contra el COVID-19, tal como ya lo ha hecho, por ejemplo, Médicos sin Fronteras y un grupo de científicos y ganadores del premio Nobel en distintos campos de las ciencias al gobierno norteamericano, respecto a la liberación de patentes.

La distribución de las vacunas COVID-19 ha sido muy desigual en América Latina dejando a los países más pobres casi sin acceso (Fuente: https://es.statista.com/ al 24 de marzo).

Esta actividad fue convocada por el activista Richard Stern de Costa Rica y contó con el apoyo logístico de Oxfam Internacional. Participaron representantes de organizaciones de Honduras, Guatemala, Brasil, Venezuela, Argentina, Colombia, Chile, Argentina, Bolivia, Ecuador y Costa Rica, entre otros países. De esta forma, levantarán un trabajo de incidencia para superar la inequidad existente en el acceso a este medicamento en la Región.
Las personas y organizaciones interesadas en sumarse a este grupo de trabajo pueden contactar a Stern en el correo electrónico: rastern246@gmail.com o sumarse al grupo de WhatsApp implementado solo para este propósito en el link: https://chat.whatsapp.com/E8hrcBoqbOn8OnT71yWC8k

Richard Stern, en un correo resumen de este primer encuentro, dijo que los participaron reconocieron “en común la situación crítica y las inquietudes acerca del acceso a vacunas, pero también de la corrupción, la opacidad en la información, la ausencia de garantías para el respeto a los derechos de grupos vulnerables, incluyendo, pero no limitado, a personas con VIH, trabajadoras sexuales e inmigrantes, entre otros”.

Agregó que otros temas discutidos fueron los posibles efectos secundarios de las vacunas contra el COVID-19, como también la falta de interés y la competencia en el proceso de la vacunación por parte de los sistemas de salud de cada país, y que existe un problema de fondo que está vinculado a la adquisición y a la distribución de estos fármacos.

 

Desde Costa Rica, Richard Stern tuvo la iniciativa de convocar a activistas de América Latina para iniciar un movimiento por el acceso universal a las vacunas COVID-19.

El dirigente de Costa Rica detalló que se propusieron tres ámbitos de acción en la reunión: La presión y la abogacía en los espacios de alto nivel (como los bloques subregionales en Centroamérica y el Organismo Andino de Salud), con especial foco en la asamblea general de las Naciones Unidas (UNGASS); mantener una visión regional común y poblar de mensajes en los espacios internacionales, como la Organización Mundial de la Salud, ONUSIDA y la Organización Mundial del Comercio, por ejemplo; y priorizar las acciones vinculadas a la transparencia y a la prioridad de los distintos planes nacionales, pero con énfasis en el corto plazo respecto a la disponibilidad y adquisición de las vacunas.

De este modo, Stern explicó que el grupo tendrá como consideraciones estratégicas: Demandar las vacunas contra el COVID seguras y oportunas de manera universal; reconocer que, a pesar de la diversidad de contextos, en todos los países de América Latina la situación es crítica respecto a esta vacunación; visibilizar las acciones comunes y potenciar un mensaje común; acordar un pronunciamiento conjunto para la comunidad internacional; y acceder al apoyo técnico ofrecido por Médicos sin Fronteras y Oxfam Internacional para avanzar en esta campaña.

El activista recordó que, debido a las medidas de confinamiento y cuarentenas en los países de la Región, se hace difícil acordar manifestaciones como protestas a las afueras de empresas farmacéuticas, embajadas o de ministerios de salud, pero que, por lo mismo, estas actividades presenciales deben combinarse con la presión por medios digitales, medios de comunicación y redes sociales “para empujar un apoyo popular” respecto a la necesidad de liberar las patentes de las vacunas contra el COVID para su producción y distribución en forma justa y equitativa.

Acerca del autor

Francisco Olivares Antezana

Periodista. | Chile.
Organización: Corresponsales Clave

Periodista chileno. Reside en Arica, ciudad en la frontera con Perú y Bolivia. Estudió periodismo en Antofagasta en la Universidad Católica del Norte. Hace una década trabaja como encargado de comunicaciones del Servicio de Salud Arica. Sus áreas de interés son la interculturalidad en salud, la comunicación intercultural, los derechos humanos, los derechos indígenas y la respuesta al VIH y a la tuberculosis (acTBista).

Añadir comentario

Click aquí para publicar un comentario