Noticias

Crean en Costa Rica un modelo para prevenir el VIH con jóvenes y adolescentes

Durante un proceso que duró tres años, 80 jóvenes y adolescentes fueron capacitados de forma participativa y práctica en la promoción de estilos de vida saludable con el objetivo de desempeñarse como educadores inter pares en sus comunidades, como parte de un proyecto piloto que pretende extenderse a todo el país.

Luego de un trabajo de tres años que realizaron varias entidades públicas y de cooperación internacional, produjeron en Costa Rica una guía para la promoción de estilos de vida saludables y la prevención del VIH entre adolescentes de 13 a 18 años con enfoque de derechos, género, generacional-contextual, comunitario, de diversidades y de desarrollo.

A través de un programa conjunto denominado “Servicios amigables en salud y educación para la promoción de estilos de vida saludables y la prevención del VIH y SIDA”, el Viceministerio de Juventud y el Consejo de la Persona Joven junto con UNICEF , UNFPA y el PNUD trabajaron durante tres años en dos comunidades costeras del país, brindando capacitación a 80 jóvenes y adolescentes y también a personal de los servicios de salud y otros actores claves para la movilización, educación y sensibilización juvenil, la promoción de estilos de vida saludable y la prevención del VIH. Dicha experiencia fue sistematizada en una guía llamada “Giro 180. Cambiemos el rumbo”, nombre que le dieron los propios jóvenes.

Con la culminación del programa se documentó la experiencia en la guía “Giro 180”, con la intención de que la iniciativa se mantenga vigente y permita mejorar la calidad de vida de los adolescentes, que en Costa Rica suman medio millón. Esta guía ofrece ocho pasos para que instituciones, cantones, distritos o barrios inicien la promoción de hábitos saludables y la prevención del VIH entre los adolescentes.

Este es el primer modelo de trabajo que incluye los aportes de las personas adolescentes de dos comunidades del país y que, además, incorpora la experiencia de funcionarios de salud y de educación con el fin de fortalecer las respuestas del país a la salud de las personas adolescentes y a la prevención del VIH”, explicó Marianella Vega, coordinadora de la iniciativa. La experiencia, que forma parte de un proyecto piloto para ser desarrollado en otras zonas del país, se efectuó en las ciudades portuarias de Puntarenas (en el Pacífico) y Limón (en el Caribe), lugares que presentan grandes carencias socioeconómicas.

Las actividades incluyeron el desarrollo de labores de abogacía e incidencia política e institucional para crear ambientes amigables para adolescentes, la promoción de la salud y la prevención del VIH en esta población; y la divulgación de las buenas prácticas, oportunidades y fortalezas sobre participación juvenil, salud sexual y reproductiva, y prevención del VIH.

El proyecto benefició directamente a 73 mil adolescentes durante los tres años, potenciando el empoderamiento juvenil, fortaleciendo las capacidades institucionales y desarrollo comunitario y promoviendo el diálogo social. El grupo de 80 jóvenes fue formado como educadores inter pares, quienes recibieron una formación intensiva para que puedan proporcionar herramientas y materiales educativos y comunicativos a sus homólogos de forma dinámica e informativa.

Además de proveer información sobre el VIH y competencias esenciales a los jóvenes para que estén informados a la hora de tomar decisiones, se capacitó a las instituciones educativas y de atención sanitaria para alcanzar estos objetivos en un entorno de protección. Los jóvenes de todo el país también se están beneficiando indirectamente de la promoción política e institucional de la causa y de las campañas informativas que ha lanzado el proyecto.

De manera complementaria, otras instituciones locales y regionales han adoptado compromisos para ampliar los servicios en materia de VIH destinados a la juventud. En Puntarenas, las escuelas han adoptado la intervención “Giro Junior”, que desarrolla estrategias específicas para prevenir el VIH, con orientación y centros de apoyo. La Dirección Regional de Educación también ha preparado una serie de directrices para la prevención del VIH en las escuelas, que serán vinculantes en toda la región.

De acuerdo con un estudio realizado en 2008 por UNFPA y UNICEF con el apoyo de ONUSIDA, la mayoría de los jóvenes costarricenses eran sexualmente activos a los 16 años. El mismo estudio demostró que menos del 30% de los jóvenes de Limón y menos del 17% de Puntarenas sabían cómo utilizar un preservativo correctamente.

Si desea ampliar esta información, visite UNFPA-Costa Rica.

País: Costa Rica

Acerca del autor

Sergio Ruiz

San José, Costa Rica

Sergio Ruiz forma parte del Equipo de Corresponsales Clave para América Latina y el Caribe desde 2009. Su profesión es la sociología y ha trabajado, desde hace más de 12 años, en la temática del VIH/SIDA. Nació en un pueblo costero del sur del país llamado Golfito, y reside en la localidad de Lagunilla, en la provincia de Heredia, cerca de la capital. Es casado y no tiene hijos.

Sergio ha trabajado para diferentes organizaciones no gubernamentales en el área de la investigación social y con instituciones sociales de la Iglesia Católica, en la formulación de procesos pastorales basados en diagnósticos comunitarios.

Actualmente trabaja para la Asociación Humanitas de Costa Rica, en un proyecto denominado Observatorio Centroamericano sobre VIH, que intenta coordinar el esfuerzo de algunas organizaciones en cada país para monitorear la respuesta que dan los gobiernos a la situación del VIH y para promover la incidencia política.

Añadir comentario

Click aquí para publicar un comentario