Noticias Sin categoría UNGASS

Abordar las desigualdades para poner fin al sida: 10 años hasta 2030

El 9 de junio se llevó a cabo el encuentro virtual para abordar las desigualdades para poner fin al sida: 10 años hasta 2030, en el marco de la Reunión de Alto Nivel sobre sida de 2021. Una fortaleza del encuentro fue que las personas trans estuvieron en el centro del discurso.

Un panel de expertos en el tema de VIH y sida habló acerca de las desigualdades que impulsan la epidemia del sida, priorizando a las personas que aún no están accediendo a la prevención y atención integral: como son las personas trans, hombres que tienen sexo con hombres y los hombres gais, a los que se les suma las trabajaras (es) sexuales y, en función de lo comentado en el panel y en las discusiones posteriores, también las personas en situación de pobreza.

El destacado panel estuvo compuesto por Ohlsson Fridh, ministro de Cooperación Internacional  para el Desarrollo de Suecia; el Dr. Simon M. Zwane, secretario Principal del Ministerio de Salud de Esuatini; Winnie Byanyima, directora ejecutiva de ONUSIDA; el Prof. Jeffrey D. Sachs, director del Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia, y Abhina Aher, de la fideicomisaria de la Federación Internacional de Planificación de la Familia. Bajo la moderación de Redi Tlhabi, miembro del Cuerpo Mundial de Periodistas de la ONU.

Abhina Aher, activista transgénero de India.

Para entender el marco de este encuentro vale la pena repasar el enfoque de Acción acelerada de ONUSIDA, que se define como un programa destinado a acelerar el cambio, así como el ritmo de ejecución y especialización, a todos los niveles: mundial, regional, nacional, provincial y local. Aplicar este enfoque supone establecer metas ambiciosas y acelerar la prestación de servicios de prevención y tratamiento del VIH con un alto índice de impacto. Además, seguirlo implica apostar por la innovación para ampliar dichos servicios. Ello permitirá, por un lado, cubrir mejor las perspectivas y las necesidades de las personas y, por otro, hacer hincapié en las áreas y los grupos de población con mayor carga del VIH. El enfoque busca hacer frente a los obstáculos legales y sociales, y traer a un primer plano los derechos humanos y la igualdad de género.

Con este enfoque se busca construir un compromiso político sólido para lograr las metas ambiciosas establecidas para 2020 y los años posteriores en materia de derechos humanos, alcanzar el 95-95-95 en tratamiento, reducir a 200.000 las nuevas infecciones o menos y 0% de discriminación.

En esta herramienta se propone que los estados puedan: entender integralmente la epidemia del VIH y sida en cada país, de manera detallada y localizada; dejar a un lado los programas que no son eficaces y ejecutar otros que sí lo sean (para ello se requiere indicadores claros); acelerar el escalamiento de servicios eficaces y eficientes a lo largo de los próximos cinco años; ofrecer servicios relacionados con el VIH que cuenten con la calidad necesaria para conseguir los objetivos establecidos dentro del plazo de cinco años fijado y garantizar que los servicios se centran en las personas y están fundamentados en normas de derechos humanos ya reconocidas.

En este mismo documento se comenta que, en la región, solo Brasil registra el 89% de todas las nuevas infecciones por VIH, lo que quiere decir que en el resto de los países latinoamericanos el tema de la detección del VIH aún está por resolverse. Solo con este dato se deja ver el reto tan enorme que nos representa este enfoque global.

Partiendo de este baño de realidad regional, vale la pena rescatar la intervención de la delegación alemana que resaltó la necesidad de centrarse en la población trans e intersex en la respuesta al VIH, que comienza con la despenalización de sus vidas y el reconocimiento de su género auto percibido. A lo que Abhina Aher destacó que para las personas trans la respuesta de los estados debe ser integral, acabando con la criminalización y posibilitando el derecho de esta población a la identidad por medio de la documentación que pueda reflejar quienes son.

Winnie Byanyima, directora ejecutiva de ONUSIDA.

Así mismo, la activista, resaltó que es imperativo luchar por los derechos civiles de las personas trans para que puedan casarse, heredar, adoptar hijos, desarrollar sus vidas y, además, ser atendidas (os) si viven con VIH. Adicionalmente, habló sobre la necesidad de financiar investigaciones sobre la situación de vida de las personas trans.

Por otra parte, el profesor estadounidense Sachs mencionó la necesidad de que los países de ingresos bajos o medios exijan a los países ricos financiamiento “porque todos tenemos derecho a sobrevivir”. Frente al tema, Zwane afirmó que los países en vías de desarrollo deben conocer las causas de la epidemia en sus espacios geográficos, recopilar datos, entender  cuáles son las tecnologías que necesitan y que pueden incorporar de acuerdo con sus recursos. Es decir,  contextualizar cada respuesta y saber cómo tener acceso a la tecnología disponible. Esta perspectiva nos recuerda al enfoque de acción acelerada y pone la responsabilidad en nuestros gobiernos. Si no conocemos sobre la epidemia del VIH en nuestro contexto ¿qué vamos a pelear con los países de rentas altas?

Para cerrar Byanyima retomó el discurso sobre los financiamientos para dar respuesta al VIH sida, sugiriendo la necesidad de revisar los sistemas tributarios y las normas comerciales que permiten monopolios y no hacen accesibles los servicios a las personas, sobre todo a las poblaciones más empobrecidas.

País: Internacional

Acerca del autor

Constanza Armas

Psicóloga | Argentina
Organización: Red Argentina de Mujeres que Vive con VIH

Soy venezolana, feminista. Creo que la participación en los temas públicos de la sociedad civil organizada son la clave para una democracia verdadera. Creo en la libertad, por eso soy activista por los derechos humanos. Creo que todxs merecemos ser nombradxs, por eso intento tener mirada de género. Soy una indignada por los crímenes de lesa humanidad que ocurren desde hace años en Venezuela. Desde estos lugares escribo.

Añadir comentario

Click aquí para publicar un comentario