Noticias

Argentina: Interrupción del embarazo es ley

El 29 de diciembre de 2020, la Cámara de Senadores aprobó la ley interrupción voluntario del embarazo en forma legal, segura y gratuita. En la madrugada del 30 los legisladores votaron 38 a favor y 29 en contra, un amplio triunfo inesperado.

Luego de un maratónica debate en Senadores, los parlamentarios argentinos aprobaron una ley integral de cuidado de la interrupción del embarazo y su despenalización, como también, su cobertura en todos los sistemas de salud.

El largo y doloroso viaje para despenalizar el aborto comenzó en el mundo y en argentina hace cientos de años. Quiénes lideraron, incansables, esa lucha ha sido el movimiento de mujeres, en toda su riqueza y diversidad. En el 2018, el gobierno anterior impulso una ley similar que no superó la aprobación en Senadores. El presidente Alberto Fernández hizo el apoyo al pronto debate de la ley su promesa de campaña, y cumplió.

Hace unos días, la Cámara de Diputados aprobaría la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y la ley de los mil días (para proteger a las madres y bebes de embarazos que voluntariamente llegan a término). Las comisiones clave de Senadores dieron dictamen pronto para lograr su debate en el plenario de la Cámara alta. Se espera que el presidente de la República sancioné favorablemente la ley y su reglamentación sea oportuna.

Aquel largo viaje hacia los derechos igualitarios de las adolescentes, jóvenes y mujeres por el derecho a votar, a igual paga, participación equitativa en la política, acceso a la ayuda alimentaria en caso de divorcio y tantas otras conquistas, en Argentina y la región es el logro del movimiento feminista. La ley de aborto argentina tiene adosada la mística de la marea verde, el surgimiento espontáneo de , sobretodo adolescentes y jóvenes mujeres, que con pañuelo en mano llenaron las calles del país y de muchas ciudades latinoamericanas y del mundo. Como con la ley de matrimonio igualitario o la de identidad de género, esperamos que la marea verde salpique la mayoría de los países en las Américas, que salvo por cuatro, no tienen ley de aborto y criminalizan su práctica en las mujeres embarazadas, si es que no pierden la vida en las practicas inseguras. El aborto clandestino es un gran negocio, que como la trata de personas, solo puede pasar al amparo de los políticos de nuestras provincias que las gobierna y representan, y se manifiestan a favor de las dos vidas.

¿Qué dijeron las legisladoras del sí?

María Inés Pilatti Vergara (a favor): “No apoyamos las dos vidas, apoyamos todas las vidas. Considero histórica esta jornada para todas las mujeres de este país. Quienes apoyamos este proyecto de ley no apoyamos las dos vidas, apoyamos todas las vidas en toda la extensión de las vidas. No deseamos, no militamos el aborto, pero lo que no somos es hipócritas. Conocemos la realidad y sabemos que no discutimos aborto sí o no, sino si es clandestino o será legal. Tenemos que desdramatizar el aborto y desromantizar la maternidad. Debe ser una decisión nuestra, debemos elegir cuándo, cómo y con quién maternar. No se puede aceptar en el siglo XXI que las iglesias nos tengan que decir cómo y con quién”

“Los varones en este tema son convidados de piedra. Este es un tema donde somos las mujeres que ponemos el cuerpo la responsabilidad. Cuando la ciencia o la naturaleza pueda hacer parir a los varones…, cuando me demuestren que hay mas vasectomías que ligaduras de trompa, podré reconocerles un mínimo de autoridad moral, mientras tanto les pido a aquellos que, si no están decididos votar a favor, se abstengan de hacerlo”

Guadalupe Tagliaferri (a favor): “El proyecto de la maternidad no puede ser impuesto, debe ser elegido. Hemos evolucionado desde el debate de 2018 como sociedad y como legisladores. Hemos aprendido a escuchar al otro. Que el otro puede decir algo y debemos respetarlo. No podemos obligar a nadie que transita su vida como nosotros creamos que debe transitarla. El proyecto de la maternidad no puede ser impuesto, debe ser elegido. Fortaleciendo las autonomías la argentina podrá crecer en plenitud. Las mujeres afuera piden que dejemos de imponer. Yo no estoy a favor del aborto. Estamos a favor de una vida plena porque cuando logramos eso tenemos una mujer democracia”

Sergio Leavy (a favor) cambió su voto y aseguró: “Esta ley no promueve el aborto, solo le da un marco legal y seguro. Debe participar el Estado. Tener posibilidad de ser parte de resolver esa situación. En 2018 participé de un debate de ley de interrupción del embarazo, totalmente diferente. Esta ley tiene un articulado mejorado, no es lo que quisiera, que estemos hablando de pañuelos verdes y celestes, pero me di cuenta que esto no se trata de mi ni de mi creencia ni mi formación. Es una situación que le compete a muchas mujeres. Claramente he intentado comprender a las mujeres que deciden abortar y en ese proceso me he dado cuenta de que esta ley no obliga a abortar ni lo promueve, solo le da un marco legal y seguro”

Mariano Recalde (a favor): “Hoy la Patria es la otra. La discusión no es aborto sí o no. El aborto existe y hoy se practican entre 300 y 500 mil abortos por año. Más de mil abortos por día, todos en clandestinidad. Si no tenemos una cifra más precisa es por la oscuridad en que deben recurrir las mujeres que quieren interrumpir el embarazo. La discusión es si queremos que sean clandestinos o no. Esta ley no obliga a abortar ni promueve el aborto. Hoy la Patria es la otra”

Lucila Crexell (A favor): “El aborto clandestino produce muertes en poblaciones sanas y esto es evitable. No cambié mis creencias personales ni mi forma de pensar. Cambié el enfoque con el que debe ser abordado. No se trata de feminismo o religión. El aborto lastima y escribe historias tristes en nuestra nación. La estrategia punitiva fracasó. Muchas mujeres sufrieron una justicia injusta. Está demostrado que la criminalización no disuade el aborto, sino que además ponen en riesgo a las mujeres. El aborto clandestino produce muertes en poblaciones sanas y esto es evitable. ¿No les parece motivo suficiente? Esta ley es una cuestión de salud pública. Estamos ante una cuestión de derechos humanos, es una violación a sus derechos esenciales”

Daniel Lovera (a favor): “Hoy tenemos una oportunidad de saldar una deuda con las mujeres. Hoy tenemos una oportunidad de saldar una deuda con las mujeres. Creo en las políticas como herramienta de transformar la realidad. Es evidente que la política de penalización ha fracasado. No evita que las mujeres interrumpan sus embarazos, solo las empuja la clandestinidad. Y esto atraviesa a todas las clases sociales, pero más golpea a las de menores recursos, que son quienes pagan con la vida en muchos casos”.

Stella Maris Olalla (a favor): una de las indecisas apoya el proyecto: “Si analizamos los datos del Estado de salud de la población, de la más vulnerable en relación con la interrupción de embarazos no queridos y de las estadísticas preocupantes que nos llegan permanentemente de la capital y de las provincias, son estadísticas complejas y preocupantes. ¿Qué ha hecho el Estado para corregirlo? Estamos tratando de reducir las muertes gravísimas de las mujeres que acuden en la clandestinidad que es insegura para resolver el problema de los embarazos, fundamentalmente no deseados La interrupción voluntaria del embarazo de la mujer debe ser incorporada. Se están ampliando los derechos. Adelanto mi voto positivo”.

Roberto Mirabella (a favor): “La criminalización no fue lo más eficaz para evitar los abortos. Muchos defienden la vida embrionaria pero no toman la misma actitud con la pobreza. ¿Puede una mujer ir presa por interrumpir un embarazo? Lla clandestinidad no es la solución. La criminalización no fue lo más eficar para evitar los abortos. Tanto el proyecto de IVE como el de los Mil Días es un Estado presente. La experiencia internacional ha demostrado que la legalización no aumenta la cantidad de abortos”

Ana Claudia Almirón (a favor): “Obligar a una persona gestante a parir es una violación de los derechos humanos. Del 2018 a esta parte ni los legisladores somos los mismos, porque perdimos el miedo. Mi provincia, Corrientes, fue declarada pro vida, no existe ley de paridad, no tiene protocolo ILE, en mi provincia una niña fue madre a los 11 años, le festejaron un baby shower. Obligar a una persona gestante a parir es una violación de los derechos humanos. Cursar un embarazo completo cuando no es deseado es tortura. Quiero reconocer a las miles de mujeres que se empoderaron con esta lucha, a las madres de pañuelos blancos, a las nietas de pañuelos verdes, a las que lo cuelgan en la mochila, a las que lo hicieron barbijo, que sea ley”.

Matías Rodríguez (a favor): “Decidir sobre nuestro cuerpo es un derecho humano. He escuchado a senadores opinando como si tuvieran útero. No puedo considerar que los varones voten en contra de los derechos de las mujeres. Son ellas las perseguidas. Los hombres tenemos la obligación de acompañar, bajo ningún punto de vista puedo considerar que los varones votemos en contra de los derechos de las mujeres. Son las mujeres las que sufren, son perseguidas, son torturadas. No somos los varones. A nosotros no nos pasa ni nos va a pasar. No nos pasa que vayamos a un sistema de salud desasentadas, pidiendo ayuda y encuentren más dolores, tortura. Como mínimo les pido a los senadores que se abstengan de votar en contra de las mujeres. Tenemos la obligación de escuchar desde un oído laico”.

¿Dónde están los testimonios en contra del proyecto de ley?

Este es un editorial, y como tal no tiene el objeto de hacer escuchar ambas campanas, hacer lugar a todas las versiones, siquiera los hechos. Si están interesados en leer y escuchar los argumentos en contra, un buen ejercicio para aprender a lidiar con los grupos de oposición y sus narrativas que van en un espectro de la sangre al pecado. Un discurso y una concepción de vida dónde el derecho a decidir no esta disponible.

El aborto seguro y clandestino existe en toda América Latina y el Caribe, pero solo acceden las clases altas y las clases medias. Existe hoy, toda una mejor batería para la interrupción, dependiendo del tiempo de gestación accesibles y seguras.

Las adolescentes, jóvenes y mujeres pobres no tienen derecho a acceder a interrumpir voluntariamente un embarazo sin perder la vida en el intento. Sólo en una América más justa y equitativa podremos darle un futuro sano y a salvo a todas las adolescentes y jóvenes, para ejercer, junto con la educación sexual integral y el acceso a la anticoncepción, el derecho de elegir sobre sus cuerpos.

La marea verde salpica las costas y fronteras de una región atravesada por la inequidad y el imperio de los “varones”. Hoy fue ley en Argentina, la lucha sigue por el aborto legal, seguro y gratuito en Latinoamérica.

Fotos: Gabriela y Simón Bacin Gemetro

País: Argentina

Acerca del autor

Javier Hourcade Bellocq

Editor responsable de Corresponsales Clave y Representante Regional de América Latina y el Caribe | Argentina
Organización:International HIV/AIDS Alliance

Javier Hourcade Bellocq es el Editor Responsable de Corresponsales Clave y trabaja en VIH desde 1987. Fue uno de los fundadores y el primer Secretario Regional de la Red Latinoamericana de Personas Viviendo con VIH (RedLa+). Desde 2003, Javier trabajó para la International HIV/AIDS Alliance (Frontline AIDS), primero como Oficial de Programas Senior a cargo del programa de la Alianza en Ecuador, y desde 2005 como Representante Regional para América Latina y el Caribe. Javier es miembro de la Delegación de las Comunidades de la Junta del Fondo Mundial y fue Miembro de la Junta del Fondo Mundial entre 2006 y 2009. Está basado en Buenos Aires, Argentina.

Añadir comentario

Click aquí para publicar un comentario