Noticias

El Día de la Mujer y los derechos que hacen falta

En el Día Internacional de la Mujer es común recibir saludos de Feliz Día, promociones de perfumes y accesorios que quitan el foco a lo que realmente se conmemora este día: la lucha por el respeto de los derechos de las mujeres y la búsqueda de una sociedad en igualdad, con participación equitativa en todas las esferas de la vida cotidiana y la política.

Particularmente en África, las mujeres cisgénero son las más afectadas por el VIH; mientras que en América Latina son las mujeres trans las que llevan la mayor prevalencia y las mujeres cisgénero representan casi el 30% de las infecciones. Esto obedece en gran parte a la situación de vulneración de derechos que viven estos grupos.

En este 8 de marzo, queremos llamar a la reflexión a través de las voces de nuestros corresponsales sobre el impacto que tiene la desigualdad y la violencia en la vida de las mujeres y como el trabajo por sus derechos aporta a la respuesta al VIH.

“En República Dominicana, cada vez nos alejamos más de un marco legal efectivo que contenga la violencia hacia las mujeres, además una gran parte de la población ha normalizado la violencia basada en género, dado que el régimen de consecuencias para los maltratadores es ambiguo y las sanciones son insignificantes con relación a la gravedad del hecho.

La salud física y mental de las mujeres no está presente en las agendas de políticas públicas.

Carecer de autonomía sobre sus cuerpos, criminalizar el aborto terapéutico, no prestar atención a las denuncias por acoso o agresión y muchas otras violaciones a los derechos de las mujeres las colocan en situación de vulnerabilidad frente al VIH y, una vez diagnosticadas, el círculo de violencia se hace más grande.  El VIH sesga otros derechos elementales como el acceso a la salud y al trabajo remunerado, por ende, limita la calidad de vida.

Demandamos políticas públicas que ofrezcan garantías para la calidad de vida de las mujeres a nivel regional y que pongan en perspectiva nuestras necesidades y derechos a fin de disminuir el impacto violento que vivimos hoy.”

Juana Miranda Suero
República Dominicana

“Este 8 de marzo reconocemos la fuerza y resiliencia de todas las mujeres, en especial aquellas que viven con VIH. Trabajamos intensamente para romper barreras que las excluyen y asegurar su acceso al tratamiento, prevención y su bienestar físico y mental. Nuestro compromiso es continuar transformando un mundo donde las mujeres con VIH vivan libres de violencia, con dignidad, respeto y sin miedo.

Es hora de romper las barreras que las excluyen y asegurar su acceso a tratamiento, prevención y apoyo. Debemos trabajar juntos para garantizar una vida digna, sin miedo y con respeto para las mujeres que viven con VIH.”

Harold Mendoza
Bolivia

“Lamentablemente, los avances no han ido de la mano de las recomendaciones que se hicieron en el informe ‘Dignidad Negada, hace diez años, que denunció las esterilizaciones forzadas a mujeres diagnosticadas con VIH.  Avances lentos y no menos estigmatizadores ni discriminadores. Se mantiene en Chile, y creo que en el mundo, la mirada juzgadora del ‘deber ser’ a las mujeres y disidencias sexogenéricas; la presión de mantener en el ámbito privado las violencias y cualquier conducta que no sea aceptada “socialmente”.

No hablar de sexualidad ni permitir la discusión de la educación sexual integral impide a las mujeres reconocer situaciones de riesgo de adquirir una infección de transmisión sexual, cuando las mujeres y disidencias sexogenéricas se empoderan y demandan sus derechos, son vistas como autoritarias o exageraciones.

Debemos seguir demandando a los Estado: Garantizar que las mujeres VIH-positivas tengan acceso a servicios de salud sexual y reproductiva aceptables y de calidad; garantizar que los derechos de las mujeres VIH-positivas sean respetados y protegidos cuando solicitan servicios de salud; incorporar educación integral sobre sexualidad en los programas escolares; abordar los factores que impiden a los proveedores de salud ofrecer atención apropiada y de calidad a las mujeres VIHpositivas; fortalecer las estructuras para proteger los derechos de las usuarias y fortalecer el marco de los derechos humanos en Chile.”

Rosa Trigo
Chile.

«Mientras los derechos y perspectivas de las mujeres, en particular de las mujeres con VIH y de otras poblaciones clave no sean incorporados a nivel epidemiológico, programático, político y financiero, tendremos una respuesta al VIH de espaldas a la mitad de la población mundial.
Tenemos una deuda histórica con las mujeres afectadas por el VIH, cuyas luchas no han sido incorporadas dentro de las agendas de los movimientos sociales, precisamos abordar las inequidades, el estigma y la discriminación que impactan directamente sobre sus vidas y devolverles su rol como sujetos políticos»
Pablo Anamaría
Perú
País: Latinoamérica

Acerca del autor

Equipo de Corresponsales Clave

Añadir comentario

Click aquí para publicar un comentario