Noticias UNGASS

Declaración Política: disminuir las desigualdades para acabar con el sida

En la Reunión de Alto Nivel sobre sida de 2021, que se inauguró el 8 de junio de 2021 se discutió la declaración política que tiene como horizonte la disminución de las desigualdades y la perspectiva de derechos humanos para poder acabar con el sida para el 2030. Con 165 votos a favor se aprobó dicha declaración, a pesar de la oposición de la delegación de Rusia, el único país de la región que lo acompaño fue Nicaragua.

La declaración política, documento en el que se estuvo trabajando durante dos meses junto a las emisarias (os) de los estados y la sociedad civil, menciona en su introducción: “en algunos lugares y grupos de población se ha trabajado intensamente y se ha avanzado en la lucha contra el VIH, mientras que la pasividad en otros lugares ha permitido que la epidemia del VIH se expanda y que las muertes aumenten (…) no se cumplieron las metas mundiales para 2020 acordadas en 2016 en la Declaración Política sobre el VIH y el Sida: En la Vía Rápida para Acelerar la Lucha contra el VIH y Poner Fin a la Epidemia del Sida para 2030. El marcado contraste de los éxitos cosechados en ciertos ámbitos y los fracasos registrados en otros confirma que el VIH sigue siendo una pandemia de desigualdades. Para retomar la senda será necesario tomar medidas urgentes y transformadoras para reducir y acabar con las desigualdades, así como aumentar la inversión nacional e internacional en el VIH, la salud, la protección social, las respuestas humanitarias y los sistemas de control y preparación ante una pandemia”.

Con 165 votos a favor y 4 en contra se aprobó la Declaración Política que impulsará la respuesta al VIH.

Frente a este documento, Rusia mostró sus reservas proponiendo de manera oral enmiendas y la eliminación de los párrafos que hacen referencia a drogas, trabajo sexual, perspectiva de derechos sexuales y reproductivos y la disminución de las medidas coercitivas frente a la diversidad sexual y los temas abordados antes. Específicamente, propuso desvincular los párrafos 1C, 28, 37, 67A y 67B/Nota 5 del párrafo 36 y 60A/ y el párrafo 7 y 70C.

Esta propuesta de la delegación rusa fue rechazada por la mayoría de los países a nivel global. Aceptando, la declaración política tal como se había presentado antes de este encuentro. En la votación se contó con 165 votos a favor, 4 en contra y 0 abstenciones, promulgándose este lineamiento que marca el camino de la respuesta al VIH en los próximos años.

La propuesta conservadora de Rusia no sorprende, ya Amnistía Internacional ha denunciado al estado ruso por  la persecución a activistas LGBTIQ y muchos han reflejado el  estigma y la discriminación que se vive en ese país. Se sabe que este es un país en donde la iglesia ortodoxa tiene enormes injerencias en las decisiones del gobierno, privando a su  gente de posibilidades de ejercer su libertad.

Los países que respaldaron en sus votaciones al gigante conservador fueron Bielorrusia, Siria y, por la región, Nicaragua.

El dignatario nicaragüense tomó la palabra para comentar que el gobierno de reconciliación y unidad nacional ha incrementado cuatro veces, desde 2017, la adquisición a antirretrovirales (ARV) y el presupuesto de programas para enfrentar el VIH sida. Señaló que es su país no hay discriminación y que toda persona tiene derecho a la vida desde el momento de la concepción. Para cerrar, se refirió a la defensa de la soberanía sobre el manejo de los temas internos y la importancia de mantener el respeto a las tradiciones culturales de los pueblos.

Nicaragua votó en contra de la Declaración Política.

La postura de Nicaragua tampoco sorprende. Lo que sí desconcierta es la intensión de callar un secreto a voces: Nicaragua atraviesa una crisis democrática importante que se basa en la poca contemplación a opiniones contrarias a las oficiales y repercute en la vida de las y los activistas, desmejora los sistemas de salud y disminuye la posibilidad de discutir temas importantes para la población.

El informe nacional sobre avances en respuesta al sida – Nicaragua Monitoreo Global del Sida 2019 – menciona, entre otros aspectos, un abandono del tratamiento antirretroviral (ARV) mayor al 30% entre la población general, la mortalidad por enfermedades asociadas al sida evidencia una tendencia al incremento a partir del año 2002. Las estadísticas del Ministerio de Salud reflejan que el 47,3 % de los nuevos casos de personas con VIH está conformada por hombres homosexuales, hombres que tienen sexo con hombres, bisexuales, trabajadoras sexuales, personas usan drogas, personas privadas de libertad y personas transgénero.

Cuando activistas intentan denunciar las situaciones que viven son perseguidas y hostigadas, como es el caso de Arely Cano de ICW latina  que recibió amenazas por denunciar escasez de antirretrovirales en 2019. Frente a este tema Amnistía internacional menciona que “la campaña de hostigamiento y ataques a manos del gobierno de Daniel Ortega ha condenado a quienes ejercen el activismo de derechos humanos en Nicaragua a vivir con miedo. Para las mujeres trans, las cosas son infinitamente peores. El estar encarceladas con hombres y tener un acceso extremadamente limitado a la atención médica y a medicación que puede salvarles la vida es sólo el principio de la larga lista de abusos que sufren a diario. Las mujeres trans, y las personas LGBTI en general, se enfrentan a grandes desafíos en Nicaragua”.

Así mismo, Human Rights Watch afirma que “desde 2006, Nicaragua prohíbe el aborto en todas las circunstancias, incluso cuando un embarazo suponga un riesgo para la vida o sea el resultado de violación o incesto. Las mujeres y niñas que abortan enfrentan penas de hasta dos años de cárcel. Las penas para los profesionales médicos que realicen abortos van de uno a seis años de cárcel. Debido a la prohibición del aborto, mujeres y niñas con embarazos no deseados se ven obligadas a recurrir a abortos clandestinos e inseguros, que ponen en riesgo su salud y su vida”.

El rechazo a la declaración política de Rusia y Nicaragua no sorprende, su postura antiderechos son más que conocidas.

Luego de la aprobación de la Declaración, los países intervinieron para apoyarla, aunque en algunos casos se presentaron reservas a algunos artículos. Guatemala, por ejemplo, voto a favor del documento, pero mencionó sus reservas en algunos temas de libertades individuales y soberanía.

Es largo el camino por recorrer para cumplir con la meta de la erradicación del VIH en el 2030 no podrá ser posible sin la disminución de las desigualdades, pero tampoco será posible sin el pleno respeto de los derechos humanos y la libertad.

Para tener acceso a la Declaración Política haga click en este vínculo.

País: Internacional

Acerca del autor

Constanza Armas

Psicóloga | Argentina
Organización: Red Argentina de Mujeres que Vive con VIH

Soy venezolana, feminista. Creo que la participación en los temas públicos de la sociedad civil organizada son la clave para una democracia verdadera. Creo en la libertad, por eso soy activista por los derechos humanos. Creo que todxs merecemos ser nombradxs, por eso intento tener mirada de género. Soy una indignada por los crímenes de lesa humanidad que ocurren desde hace años en Venezuela. Desde estos lugares escribo.

Añadir comentario

Click aquí para publicar un comentario