Sin categoría

Naciones Unidas confirmó reunión de alto nivel sobre VIH para junio próximo

Desde ya, la sociedad civil, sobre todo en América Latina y el Caribe, debe asegurar su participación en esta reunión y en los eventos preliminares, para lo cual la ONU ya adoptó una resolución para evitar que organizaciones sean bloqueadas por algunos Estados miembros.

De acuerdo a información hecha llegar a Corresponsales Clave por Mary Ann Torres, directora ejecutiva de International Council of AIDS Service Organizations (ICASO), la Reunión de Alto Nivel de Naciones Unidas (ONU) sobre VIH tendrá lugar del 8 al 10 de junio de este año; por ello, ya se está convocando a las organizaciones de la sociedad civil para asegurar su participación tanto en las reuniones preparatorias como en las delegaciones de cada país que asistirán a dicho evento.

Uno de los paneles de discusión de la reunión de alto nivel sobre VIH de 2016 en dependencias de Naciones Unidas en Nueva York.

Torres detalló que, el 23 de febrero, la Asamblea General de la ONU adoptó la resolución final sobre las modalidades que tendrá esta Reunión de Alto Nivel. Además de fijar la fecha ya indicada, se estableció que su resultado esperado será una declaración política orientada a la acción que guiará y supervisará la respuesta al VIH más allá del 2021, incluidos nuevos compromisos concretos para acelerar el fin de la epidemia para 2030.

Asimismo, agregó que el formato final de la reunión, ya sea virtual, presencial o híbrido, dependerá de la situación de la pandemia de COVID-19, lo cual se decidirá en abril. Otros puntos acordados fueron: Habrá mesas redondas además del debate general; habrá una audiencia de múltiples actores o partes interesadas a más tardar en abril; el Secretario General presentará un informe completo sobre la implementación de la Declaración de compromisos y la Declaración Política sobre el VIH de 2016, al menos seis semanas antes de la reunión; y ONUSIDA facilitará consultas nacionales sobre el progreso cuando ello sea posible.

La directora de ICASO también detalló el modo en que tuvo lugar la votación de la resolución final en la Asamblea General de la ONU, a petición de Rusia, que resultó con 139 votos a favor, ninguno en contra y cinco abstenciones (Argelia, Egipto, Madagascar, Rusia y Siria).

Comentó que los obstáculos que tuvo la resolución estuvieron de parte de la Federación rusa: “Presentó una enmienda para eliminar la referencia a ‘poblaciones clave’ entre quienes serían invitadas a participar en la audiencia de actores interesados, programada para abril. Después de que la propuesta fuera rechazada por una mayoría de Estados miembros (91 en contra, 30 a favor y 14 abstenciones), Rusia de nuevo propuso dos enmiendas orales consecutivas: La primera, añadir un texto que indicara que ninguno de los arreglos para la reunión se consideraría un precedente de eventos futuros similares y, la segunda, incluir una nota al pie de página del párrafo operativo 8, indicando que cada Estado miembro determinaría de forma independiente qué población consideraría clave para su respuesta al VIH, en función de sus respectivos contextos. Ambas enmiendas fueron sometidas a votación y ambas fueron rechazadas”.

Torres relató que el Reino Unido, en nombre de varios países, a su vez, presentó una enmienda al párrafo operativo 11, para delegar en la Asamblea General la decisión final sobre la participación de las organizaciones de la sociedad civil en la reunión de alto nivel. Lo anterior, dijo, fue adoptado por 77 votos a favor, 40 en contra y 21 abstenciones.

Este es el detalle de la votación que aprobó la resolución de la ONU sobre las modalidades que tendrá la reunión de alto nivel sobre VIH de 2021.

“Esta enmienda tuvo como objetivo evitar la situación de la reunión de 2016, cuando un grupo de Estados miembros pudo bloquear arbitrariamente la participación de 22 organizaciones, a pesar del papel fundamental desempeñado por la sociedad civil en la respuesta al VIH”, explicó la directora de ICASO.

Por último, destacó que la sesión contó con la participación activa de la delegación de Estados Unidos, alineada con países progresistas de la Unión Europea, como Portugal, y de América Latina y el Caribe.

Javier Hourcade, editor de Corresponsales Clave y miembro de la Delegación de las Comunidades del Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la tuberculosis y la malaria, comentó que, tal como ocurrió con la última reunión de alto nivel, hay países, como Rusia, que no quieren ver mencionados términos como “poblaciones clave” en la respuesta al VIH. “En el 2016, la pelea fue en la declaración política. Ahora se adelantaron con romper el silencio o bloquear la resolución del Presidente de la Asamblea General”, acotó.

Agregó que “es importante insistir que tiene que haber un task force de la sociedad civil; que tiene que haber una audiencia o consulta de la sociedad civil, pues todas estas cosas sirvieron en el 2016”. Dijo que, debido a los problemas de institucionalidad en varios países de América Latina y el Caribe “será más difícil integrar delegaciones oficiales, más aun con una modalidad híbrida. Por eso debemos hacer un llamado a que ONUSIDA use lo que sirvió en 2016, pero que piense en los desafíos de gobernabilidad, por ejemplo, en Brasil, Nicaragua, Honduras y en otros países, y cómo pueden apoyar nuestra participación en esta versión híbrida”.

Acerca del autor

Avatar

Francisco Olivares Antezana

Periodista. | Chile.
Organización: Corresponsales Clave

Periodista chileno. Reside en Arica, ciudad en la frontera con Perú y Bolivia. Estudió periodismo en Antofagasta en la Universidad Católica del Norte. Hace una década trabaja como encargado de comunicaciones del Servicio de Salud Arica. Sus áreas de interés son la interculturalidad en salud, la comunicación intercultural, los derechos humanos, los derechos indígenas y la respuesta al VIH y a la tuberculosis (acTBista).

Añadir comentario

Click aquí para publicar un comentario